miércoles, 23 de septiembre de 2009

Colgada de la baranda.

(foto tomada por mí, en la línea 9 a la que una vez subí, aunque no me llevara a casa)

Ayer viajé parada desde la Av. Javier Prado hasta la puerta de la universidad en hora punta, ¿en total? noventa y cinco minutos aguantando mi peso y, cuando el micro doblaba o frenaba, el de la gente que estaba en mi misma situación. Ya casi he interiorizado que mis condiciones de transporte permanecerán intactas al menos por los próximos dos años y la verdad es que, una vez enfrentada la realidad, generalmente, dejas de hacerte tantas bolas. Sin embargo, creo que esta vez aparte de la cantidad de tiempo sobre mis pies, influyeron otros factores en mi disconformidad, como el factor música, siempre de gran importancia en mis viajes largos. Hace mucho que no renuevo mi repertorio musical y ya me cansé de escuchar lo mismo en el reproductor (voy a terminar odiando todas mis canciones). Como si fuera poco, ya ni siquiera escuchar radio ayuda: Muse y Depeche mode es casi todo lo que doblenueve pone últimamente y ya me sé de memoria la programación de oxígeno, siempre son las mismas canciones (es casi tan predecible como escuchar mi propia librería musical). Debería haber más gente dispuesta a generar conversación en el transporte público para combatir el aburrimiento, por lo menos hasta que me digne a cargar nuevos tonos en mi reproductor.




(Sí leyeron bien:
ni Muse
ni depeche mode
me vuelven loca).

5 comentarios:

Lяη dijo...

"Generar conversación en el transporte público para combatir el aburrimiento". Eso es. Lo he intentado, pero es en vano. Con MUCHA suerte se encuentra a una persona que diga "salud" cuando el otro estornuda :)..Hay tantas cosas que quisiera cambiar.

Aisha dijo...

Me acabo de acordar cuando el profe Hugo nos contó como era en los buses de Puerto Rico! Debería ser así aquí también. Yo siempre digo buenos días cuando subo al micro y nadie me responde (a veces hay viejitos amables que me sonrién, pero no va más allá de eso), tal vez es una cosa de desconfianza.

Aisha dijo...

sonríen*

Lяη dijo...

Sí, debe ser eso. Pero es bien curioso, porque un día me subí al "Vea Bus" y la gente ahí hablaba como si se conociera de años o como si por lo menos hubieran hecho las compras todos juntos..y me quedé pensando. Todo está en la mente u_U.

Kerad dijo...

una hora y 35 minutos parada y aplastada, algo que solo he vivido en viajes en el Perú profundo.
a mi me pasa exactamente lo mismo con mi música. llega un momneto en le que simplemente no puedes soportar más las canciones que tienes grabadas en tu reproductor portátil y debes hacer un cambio.
ahora que mencionas conversaciones en transporte público, creo que nunca he mantenido una conversación de mas de 20 segundos con alguien que no conozca en un micro, tal vez debería ntentarlo, las conversaciones aleatorias tienden a ser muy divertidas, si no interesantes.